laboral  

El teatro según su arquitecto

En su opúsculo "La obra arquitectónica del Orfanato Minero de Gijón" (Fundación José Antonio Girón, Gijón, 1948, s.p.), Luis Moya Blanco se refirió a la obra del teatro en dos ocasiones.

En la primera, hace la siguiente referencia:

"Tratemos ahora del Teatro. (…) La forma elegida para el de Gijón es la usual para los teatros, donde se requieren buenas condiciones para oir y ver, así como una distancia corta desde el escenario a la localidad más alejada. Esto último es necesario en teatros donde, como en este, todas las localidades deben ser de la misma categoría, es decir, donde no es admisible un anfiteatro altísimo y alejado de la escena para espectadores de segunda categoría. En este, la distancia desde la última localidad al centro de la embocadura (en el suelo), es de 30 m., y hasta el fondo de la escena de 41 m. que se acercan mucho al máximo admisible en teatros de esta clase, y requieren, como se ha explicado ya para la Iglesia, un arreglo especial de paredes y techos para que el sonido llegue bien, pues esas medidas exceden del alcance normal de la voz empleada sin resonadores.

No siendo posible aumentar la longitud de la sala por estas razones, su capacidad se logra, como es usual en teatros, aumentando su anchura, solución que en cambio no es tan buena para el cine, pues proporciona algunos puntos de vista desde donde la pantalla aparece demasiado oblicua. En este caso, son pocas las localidades laterales extremas defectuosas, pues la anchura no ha resultado excesiva.

La capacidad de la sala es la siguiente: en el patio de butacas hay 1046 que ocupan una superficie de 606,48 m2, a razón de 0,58 m2 por asiento, incluidos pasillos. Esta es la medida usual, cuando no apremia demasiado la estrechez del sitio. Resulta así uno de los patios de butacas mayores de España, con una capacidad mayor que el doble del Teatro Real de Madrid. Esto es necesario para que los 1000 alumnos y sus profesores puedan sentarse juntos y en iguales condiciones. En los palcos principales pueden sentarse en total 150 personas y en los palcos altos 72, calculando estas localidades sin estrecheces. El anfiteatro tiene 386 asientos, así que el total de localidades altas es de 608. Sumadas estas a las 1046 butacas, se tiene en total para el teatro 1654 localidades, todas ellas de buena clase.”

Más adelante, Moya escribe la siguiente Nota sobre el salón de actos:

"Este edificio es, ante todo, una Sala de Actos. Después viene su uso como Teatro o Cine. Sus condiciones acústicas han de ser las mejores, como las que requiere un Teatro de Ópera, con objeto de que pueda oírse perfectamente desde cualquier localidad al orador. Al conseguir esto, quedará también conseguida la buena utilidad de la Sala para representaciones teatrales y para Música, con sólo esta particularidad: para oir bien a un orador se requiere una reverberación mínima en la Sala, la cual debe ir aumentando en duración, según se usen diversos instrumentos de música. Este aumento del tiempo de reverberación ha sido ya experimentado y estudiado para cada instrumento desde hace muchos años. Por tanto, preséntase una incompatibilidad entre las condiciones de mejores para oir a un orador, y las mejores para oir bien a una orquesta de muchos profesores. En algunos casos se ha apelado al recurso de colgar cortinas gruesas en ciertos lugares calculados previamente cuando se trata de oir solo la voz, pues estas absorben sonido y disminuyen el tiempo de reverberación, y quitarlas cuando se trata de música. Aquí se ha hecho un cálculo previo a base de un tiempo de reverberación bastante corto, bueno para la voz, pero no tan corto que impida oir la música, en la cual, para que no se desvirtúen las notas, han de ir estas acompañadas de sus armónicos, los cuales se pierden en salas de mucha absorción, que son las llamadas “sordas”.

Para conseguir este fin se ha hecho la bóveda de la sala completamente reflectora, así como los techos situados bajo los palcos y el anfiteatro. La pared de fondo, que es curva, se ha hecho enteramente absorbente, y las laterales, rectas, se han proyectado con fajas alternadas absorbentes, que son de corcho como en la Iglesia, y reflectoras, de piedra y cristal. Respecto de la capacidad y de la forma elegidas, se ha tratado aparte en las notas sobre las dimensiones del edificio. Allí se ha explicado cómo, por tratarse de un patio de butacas de dimensiones extraordinarias, se le ha dado la forma usual en grandes salas modernas de espectáculos, anchas y de poco fondo, con objeto de no alejar a los últimos espectadores a distancias que hagan molesta la visión y audición. También se ha dicho que esto no es lo mejor para un cine, pues los asientos demasiado laterales tienen una visión de la pantalla muy oblicua, y por tanto deformada. Aquí solo se presenta este caso en muy pocas localidades. Conviene repetir aquí que se ha planeado el Salón de modo que los 1000 alumnos y sus profesores ocupen el patio de butacas, en tanto que las personas invitadas o antiguos alumnos tienen para su uso los palcos y el anfiteatro, por lo cual no ha podido hacerse este, como usualmente se hace, para ser un lugar de menos categoría que el resto y con peores condiciones. Al contrario, aquí se ha trazado de modo que tenga todas las comodidades, y por tanto no se ha aprovechado demasiado su superficie, ni se ha extendido esta desmesuradamente, pues se hubiera salido del límite fijado para las distancias de buena visión y audición.

Los vestíbulos, escaleras y salones que acompañan esta sala son muy grandes en el proyecto, y esto se ha hecho así porque ha de ser el lugar de recepción para todo este gran conjunto, de manera que el balcón sobre el pórtico de entrada será el lugar para la presidencia de los actos que se celebren en la Plaza central. Los salones que recaen a este balcón y los contiguos constituirán el lugar apropiado para recepciones, por lo que se ha pensado su decoración a base de obras de arte moderno, contando para ello con que colaborarán en esta obra, como en la Iglesia, los mejores pintores y escultores.

El escenario es mayor que en casi todos los Teatros de Madrid, de modo que permitirá un buen movimiento de decorados en caso necesario. No se ha hecho foso con el sistema de elevadores, que es muy caro e inadecuado para este caso, pero se han trazado alas laterales en el escenario, que pueden servir para el cambio de decorados por rodamiento, sistema muy moderno, actualmente en boga en teatros extranjeros, que permiten con gran comodidad tener tres decorados preparados a la vez: uno central en la escena, y dos en las alas, colgados de carriles que recorren transversalmente el conjunto. Los decorados ya utilizados se levantan a los telares, o se corren a un costado, según los casos. No se ha proyectado ahora esta sencilla maquinaria, por no creer necesario que se instale desde el principio, pero la obra de fábrica se ha trazado de modo que pueda hacerse cuando convenga.

En cuanto a las precauciones para caso de incendios, se han adoptado las vigentes en cuanto al telón metálico, disposición de la cabina de proyección, accesos, escaleras, salidas y demás partes.

En el escenario se ha incluido como obra de fábrica una especie de ábside cubierto con media cúpula. Su objeto es conseguir de modo muy económico lo equivalente a la Cúpula Fortuny, y además incombustible y cuyos únicos inconvenientes son requerir un escenario de nueva planta, que es nuestro caso, y no sea movible, lo que se ha visto no ser inconveniente en la realidad, si se constituye en lugar adecuado y se trazan los decorados teniendo en cuenta su posición.

La sala tiene la particularidad de poseer luz natural, pues nos pareció poco razonable cerrar por completo a la luz exterior una sala que ha de emplearse pocas veces de noche. Cuando en ella se quiere proyectar cine durante el día bastará correr las cortinas de cierre hermético que se colocarán en todos los huecos, cuyo modelo es ahora muy conocido por haberse empleado en todas partes en la guerra anterior.”

 

Asturiano| Inglés| Francés

REDES SOCIALES

Laboral
© Laboral Ciudad de la Cultura
Todos los derechos reservados

Perfil del contratante - Aviso Legal - Contacto